Opinión

Carta abierta al 'Cadi, Centro Aragonés de Diseño Industrial'

Carta abierta al 'Cadi, Centro Aragonés de Diseño Industrial'

Hace unos días recibimos un correo electrónico del Cadi, Centro Aragonés de Diseño Industrial, donde nos invitaban a enviarles información sobre nuestra medalla de oro en los European Design Awards. Citamos aquí su correo, y más abajo, nuestra contestación.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Buenos días,

El Centro aragonés de diseño industrial, Cadi, como parte de sus tareas de promoción del diseño en Aragón, viene realizando un boletín digital con una periodicidad cuatrimestral, a través de la incorporación periódica de reseñas sobre hechos destacables realizados por empresas e instituciones, en el ámbito del diseño y que incluyen el desarrollo o lanzamiento de nuevos proyectos, premios recibidos, concursos, formación, ferias, exposiciones, etc.

En este momento estamos preparando el próximo número y nos gustaría poder contar con su colaboración, en caso de disponer de alguna noticia reseñable a este respecto. En concreto, hemos leído información en prensa sobre el premio de los European Design Awards que les han concedido por el diseño de Mimbo, y nos parece interesante poder ampliar información al respecto.

Para participar, deberán enviarnos por correo electrónico un texto y las imágenes representativas que consideren.  La redacción final de la noticia les será remitida antes de su publicación para obtener su visto bueno.

Desde el Cadi se pretende que su edición y difusión sea un punto de encuentro  entre empresas, profesionales, estudiantes y todos cuantos puedan estar interesados en el desarrollo en nuestra región del diseño en todas sus especialidades: gráfico, industrial, moda, interiores; y la innovación en los diferentes ámbitos de trabajo: gestión empresarial, productos, procesos,  tecnología, comunicación, servicios, artesanía, cultura, … 

Agradecemos de antemano su colaboración.
Si lo desea, puede consultar nuestro boletín anterior en la dirección:
http://www.disenaforum.com/boletines/archivo/boletin-n36/default.htm

Un cordial saludo.
CADI, Centro Aragonés de Diseño Industrial.

P.D. Fecha límite de recepción de información, viernes, 21 de julio.
El boletín tiene una periodicidad cuatrimestral, por lo que podéis enviarnos información regularmente, que tendremos en cuenta para futuras ediciones. Recepción de información en las direcciones: cadi@aragon.es

Un saludo
cadi@aragon.es

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Y aquí nuestra contestación:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

A quien corresponda:

Montalbán Estudio nació en el año 2009, y como parte de sus tareas de promoción de su actividad, ha enviado notas de prensa relativas a todos sus logros: más de 15 diplomas Anuaria, 3 premios Anuaria de Oro, y varias menciones en publicaciones profesionales, hasta llegar al mencionado European Design Award logrado este año.

Curiosamente, cada una de nuestras notas de prensa ha sido ignorada y obviada por el Cadi, centro que según su propia descripción, nos representa (o debería). Lo curioso no es que hayamos sido deliberadamente ignorados (basta con tirar de hemeroteca para comprobarlo), sino que además se han dado situaciones tan absurdas como que aparezca como noticia que una agencia aragonesa ha sido “premiada” como finalista en unos premios, y que nuestro galardón en los mismos premios no conste. También recordamos con cariño uno de sus boletines, en concreto en el que hablaba de la “Participación aragonesa en la muestra 128 Miradas" en la exposición “128 Miradas del Diseño Gráfico Español”. En él se citaba a dos representantes del diseño aragonés. Había tres. El tercero, que no se nombró, fue Montalbán Estudio.

No entendemos muy bien por qué ahora somos noticia para el Cadi, pero si quieren redactarla, no tienen más que buscar la nota de prensa en algún otro medio, o directamente coger la información de nuestro blog, así como las imágenes. Sírvanse ustedes mismos.

Por cierto, absténganse de escribirnos y decirnos lo que hacen, porque lo sabemos muy bien. Les agradeceremos que no insulten nuestra inteligencia: el Cadi lo único que ha hecho es organizar cuatro saraos para figurar en prensa y hacerse la foto, y un programa de fomento del diseño hecho a la medida de los grandes estudios y agencias. 

Ni siquiera su propio nombre, que solo menciona el diseño industrial, nos representa. Hasta que eso no cambie, no se molesten en escribir a este estudio, gracias.

Víctor Montalbán.
Zaragoza, 19 de julio de 2017.

 

 

Publicado el 19 Jul 2017
La polémica con el cartel de Fiestas del Pilar, 2016, un año más

La polémica con el cartel de Fiestas del Pilar, 2016, un año más

Como cada año, la elección por concurso del cartel de las Fiestas del Pilar es polémica y genera críticas en las redes sociales

Cada año lo mismo. El cartel ganador de las Fiestas del Pilar siempre resulta polémico. El año pasado la noticia fue la escasa calidad del cartel ganador y sendos finalistas, que fueron objeto de memes y bromas varias en las redes. Este año la elección no ha hecho tanto ruido, si bien no se ha librado de la polémica, que viene marcada por el rechazo que ha sufrido dicho cartel en las redes sociales. 

Antes que nada, nos gustaría poneros en antecedentes: desde hace años y gobierno socialista mediante, un jurado compuesto por una minoría de profesionales, y una mayoría de cargos políticos o funcionarios, eran los encargados de decidir en representación de la ciudadanía el cartel que mejor representaba las fiestas de Zaragoza. Era habitual ver como convivían y se alternaban obras realizadas por profesionales de la imagen (entre ellos destacamos algunos geniales, como el de Alberto Aragón en 2007, o el mítico león de Iñaki Villuendas en 2009), con carteles realizados por aficionados, cuya calidad era irregular.

Tras varios chascos y la politizada elección de algunas convocatorias, el consistorio debió creer conveniente un sistema más democrático en el que fueran los ciudadanos los que decidieran el ganador. De esta manera y durante los dos últimos años, la ciudadanía votaba -vía web- una propuesta de entre cinco finalistas elegidos por el jurado político. Este sistema bienintencionado de votación popular quizá fuera un buen ejercicio de democracia, pero resultó no ser el más justo (la votación por este medio generaba dudas sobre la manipulación de votos), ni el más eficaz a la hora de elegir un digno representante gráfico de las fiestas. Visto el fracaso de este sistema, este año se ha vuelto al modelo anterior, donde un jurado de expertos (por suerte cada vez la balanza se equilibra, y la mayoría de éste es profesional del medio de la imagen) es el que elige la mejor propuesta.

Y llegamos a este 2016. Esta semana se anunció el cartel ganador, obra de 12Caracteres, o lo que es lo mismo: el combo formado por Miguel Frago y Samuel Aznar. En el diseño predomina la ilustración, una divertida estampa que rinde un claro homenaje a Magritte, y que muestra al icónico tragachicos engullendo adoquines del Pilar.

Podríamos entrar a valorar que no es el cartel más festivo del mundo, ni el más populista. Vale. De acuerdo en eso. Pero ni falta que hace. Estamos hartos de abusar de los banderines de colores, los baturros y los cachirulos, o el león. Aquí tenemos algo diferente, carismático, entrañable, reconocible, y encantadoramente surrealista. ¿Y técnicamente? Excelente. Colorista, sencillo, bien compuesto, y con la información bien clara. Además huye de tópicos, toma referentes tradicionales y los muestra de una forma atrevida, diferente y con personalidad. En resumen, es un buen cartel, y un merecido premio. 

La originalidad, algo que se presupone debe tener la obra elegida, parece no ser del gusto del vulgo, ya que nada más hacerse pública la noticia de la elección ganadora, las críticas no se han hecho esperar. Aquí van algunas lindezas que pueden leerse por las redes: 

 

  • — Vergonzoso. Desafortunado. Horrible. Una verdadera mierda.
  • — Horroroso! Que mal gusto, por Dios. 
  • — Feo con avaricia
  • — El de mi cuñada era mucho mejor!! Pero siempre priman a los amigos de...
  • — Truño. 
  • — Horroroso!!! Con la gente tan buena que hay y poner ese carte
  • — Vergonzoso!!!

 

Faltas de ortografía aparte, estos son algunos de los comentarios más "suaves", la mayoría de las palabras que le dedican destacan por su poca mesura, la falta de respeto, y sobre todo por una flagrante falta de información y criterio estético. Al igual que les ocurrió a muchos de los artistas de las vanguardias del siglo XX, alejados del realismo, su obra se percibía como algo infantil y primario, y en pleno siglo XXI, parece que el argumento más barato de la historia del arte todavía sigue vigente. El escenario sigue siendo el mismo:

 

  • — Ese cartel lo hace un niño de cinco años, además la idea es una copia
  • — Desde luego... yo creo que un cartel tiene que decir algo y no ser un dibujo de un niño. Vamos que mi nieta con 8 años lo hace mejor! 
  • — Parece un dibujo de un niño pequeño,! Y creo yo que los ganadores son ya bastante mayorcitos para que les reconozcan que su dibujo es el mejor!!! Por favor, ya no es ni que nos presentemos ni nada, pero de los que se presentan... que sea lo mejor, no este dibujo de primaria!!

 

Permitan decirles algo: si tan bien dibujan sus niños, ¿porqué no se presentan al concurso? Si tan fácil es realizar un cartel o una ilustración, ¿porqué no hay niños dedicándose a hacer dibujitos y cobrando por ellos? ¿Para qué tenemos escuelas de arte si cualquier niño puede ser un genial artista? Parece que es muy fácil recurrir a ese tópico de "eso yo también lo hago", pero, amigos e incautos: lo que realmente tiene valor, es atreverse a hacerlo. 

Con vuestro permiso, vamos a seguir desmontando "argumentos"... Otra queja fácil es la politización del cartel, algo que sin duda ha ocurrido varias veces con el gobierno socialista (la más flagrante fue aquella en la que el cartel -que por cierto, no estaba mal- incluía los recién inaugurados tranvía y Museo Pablo Serrano), y que a la vista está, no se libra ninguna convocatoria, donde siempre se apela a la dedocracia de una forma más o menos explícita:

 

  • — No hablaban "estos" de la voz del pueblo y la participación? amis andaaa que se les ve el plumero... me parece fatal
  • — Tras dos años, en los que nos habíamos acostumbrado a elegir el Cartel del Pilar entre los ciudadanos de Zaragoza, nos quitan esa posibilidad. No les ha gustado a los "expertos" que el cartel sea por votación popular, aunque fuese solo entre los cinco preseleccionados por el Ayuntamiento; o creen que el gusto popular no es suficientemente comercial como imagen de nuestras fiestas. Mucho pedir la aportación ciudadana, pero me pregunto que para qué. Unas fiestas populares deben ser eso, populares, hasta para elegir su cartel.

 

Y otro clásico que nunca falta: la más completa ignorancia. Si uno no se informa lo suficiente y tiene el tuit fácil, puede llegar a acusar gratuitamente a un diseñador con más de cuarenta años de carrera de amiguismo o de enchufe. Quizá la justificación podría ser mucho más simple: Samuel es un veterano, y su experiencia es más que un grado. Si ha ganado cinco veces, es porque se ha presentado varias veces, y porque a lo largo de su carrera ha hecho méritos propios. Para colmo, Samuel no se ha presentado solo, sino que lo ha hecho con su socio Miguel Frago, una treintena menor, y cuya unión representa a la perfección el relevo generacional de diseñadores que vivimos; la vieja escuela -que aprendió a hacerlo todo a mano-, con la nueva generación, más ducha con las nuevas tecnologías. Sin embargo, informarse no es necesario, es mucho mejor soltar espumarajos por la boca y decir lo siguiente: 

 

  • — Es bueno ver que por lo menos los ganadores (Samuel Aznar repite como ganador por quinta vez, este tío diseñando carteles es la polla con cebolla!) han escogido un diseño ecológico, ya que han reciclado el tragachicos del cartel que diseñaron en 2013... muy bien ahí, se llevan 4000€ ahorrando pixeles y vectores.

 

¡Ah! Ahora resulta que reciclar trabajos propios es inmoral y ético. Para que se sepa, los diseñadores creamos la mayoría de nuestras herramientas (texturas, paletas de colores, iconos, ilustraciones, etc), y reciclarlas cuando están bien hechas y son propias es lo más normal. Y si han reciclado un elemento -una parte dentro del conjunto y concepto del cartel- para recontextualizarlo, es más que legítimo, le pese a quien le pese.

Otro desafortunado comentario:

 

  • — Está visto que estos del jurado ya lo que siempre a sido arte, se lo pasan por el forro. Pero repito DONDE C*** ESTA EN ESTE CARTEL EL ARTE DE UN DIBUJO?? que alguien me lo explique por favor!!

  

El problema no está en buscar "el arte de un dibujo", el problema es que cuando no se tiene ni un mínimo de cultura como para reconocer a un autor tan famoso y determinante como fue René Magritte, cualquiera se indigna porque no entiende nada de nada. Quizá si se hubieran tomado la molestia de leerse completa la noticia en el periódico lo sabrían. Incluso podrían haber googleado "Magritte" en internet, y haberse culturizado antes de emitir un juicio con tan poca gracia y tanta ligereza, pero no, mejor escribir sin pensar. Claro.

 

  • — Es un cartel chulo, pero que se presenten estudios profesionales de diseño desde lego es una gran desventaja para el resto

 

Vaya... Así que es una desventaja para el resto... pero a los profesionales que viven del diseño y la ilustración, a esos que llevan años desarrollando las capacidades y herramientas para crear obras originales y de calidad, a esos que no les regalan nada, y que trabajan de sol a sol encerrados en sus estudios para llegar a fin de mes, ¡a esos que les den morcillas! Suficiente tenemos con el empeño de las instituciones en sacar a concurso nuestro trabajo, como para que además se nos prohíba participar. ¿No sería más lógico que el concurso fuera cerrado para profesionales y estudiantes de arte, foto, diseño e ilustración? Así el resultado quedaría siempre en manos de expertos en la imagen, acreditados, y muchos con la experiencia necesaria como para resolver una necesidad de comunicación concreta. Pero no, mejor que lo haga cualquiera.   

Pero, ¿y si extrapolamos este concurso a la arquitectura de un edificio? Que se presente cualquiera, aunque no tenga estudios de arquitectura ni formación en el tema. Que diseñe un edificio entero, y el que más guste al jurado de expertos, que se construya. Claro, si después de haberlo construido, el edificio se viene abajo el primer año, echaremos la culpa al ganador de un concurso que nunca debería haber ganado, porque no era arquitecto. 

Por si esto no fuera poco, y para quien no lo sepa: nuestro trabajo es a medida y definitivo. Cuando entregamos un cartel a un concurso como este, el diseño no sirve para otro concurso ni para otro evento, y además la entrega del mismo supone que ya hemos realizado todo el trabajo, no es una maqueta, un segmento o una parte del desarrollo: entregamos el resultado final terminado.

Quizá, y como avisa el avispado comentario bajo estas líneas, el mundo se ha acostumbrado a tomar a esta profesión y las adyacentes como una afición, y no como un oficio realizado por profesionales formados. 

 

  • — Pues a mi (...) me parece muy acertado. Y es que durante el último años se ha demostrado que los maños tragamos con todo: huelgas de autobuses, subidas de impuestos, banderas en el Ayuntamiento, etc, etc, etc.

 

Deberíamos reflexionar. Todos.

El público general; los ciudadanos, esos que lincharían a nuestros compañeros de oficio porque no les gusta el cartel, por nuestro "mal gusto", o porque directamente nadie les ha explicado que nuestra profesión conlleva años de aprendizaje, un nivel alto de cultura, el desarrollo de unas capacidades de trabajo creativas y por ende, complejas; y que además lastramos el desconocimiento de los beneficios de nuestro trabajo, e incluso el desprecio silencioso de empresas e instituciones. En resumen, a aquellos que no reflexionan sobre el trabajo y las decisiones que hay detrás de cada imagen que diseñamos. 

Las instituciones públicas y las empresas, que siguen convocando concursos masivos sin contar con el apoyo técnico ni el soporte de los gremios, sin determinar con acierto cuáles son las necesidades a cubrir, sin implementar el diseño dentro del organigrama de trabajo para dar un servicio más eficaz. En general, deberían reflexionar sobre la convocatoria de estos concursos especulativos, con los que no hacen ningún favor a nadie. 

(Os recomendamos leer este artículo de Graffica.info)

También debemos ser nosotros -diseñadores, fotógrafos, ilustradores, tipógrafos, etc-, los que prediquemos con el ejemplo, dejemos de presentarnos a estos concursos, dediquemos recursos a informar y formar al pueblo del mérito y exigencia que tiene nuestro trabajo, y ser los primeros en darle el valor que realmente tiene.

Para terminar, os dejamos con el comentario más ácido, y con más razón de todos los que hemos leído:

 

  • — A quienes no les gusta, les invito a presentarse en la convocatoria para el de 2017. Ánimo artistas.
 
Publicado el 08 Jun 2016
Hemos visto: Everything is a Remix

Hemos visto: Everything is a Remix

Ya está todo inventado. Eso escuchamos una y otra vez en cualquier debate sobre creatividad que surge entre compañeros de gremio y alguna cerveza. Seguro que no somos los únicos en cuestionarnos nuestra creatividad tras subir a Google Images una captura de pantalla de un boceto, y darte cuenta de que esa solución gráfica que te parecía una genialidad, también se lo parecía a aquel joven diseñador de Buenos Aires y a esa agencia londinense de renombre. Podemos llegar a la misma conclusión que alguien con quien no coincidamos ni en tiempo ni en espacio. Y eso no es copiar. De eso trata la serie de reportajes Everything is a Remix donde se muestran obras que todos creíamos únicas y que, en realidad, son la suma de distintas cosas que el creador guardaba en su subconsciente. Esa remezcla inconsciente será la que haga que parezcan genuinas. Os recomendamos echarle un vistazo. 

Podéis ver todos los episodios en su web: http://everythingisaremix.info/watch-the-series/

 

Publicado el 18 May 2016
Hemos leído:

Hemos leído: "Qué vemos cuando leemos"

Un ensayo ilustrado sobre el acto de leer, escrito por Peter Mendelsund, uno de los mejores diseñadores de cubiertas del mundo

Seguro que en algún momento, al leer un libro, has sido capaz de ver un escenario hasta el último detalle, o conocer y reconocer cada rasgo de ese personaje que habita entre sus páginas, sin que ni siquiera hayamos leído una descripción. De esta base nace el análisis de Peter Mendelsund, una reflexión sobre nuestra forma de leer, imaginar y disfrutar de la lectura, de cómo con algunas pistas, nuestro cerebro pone en marcha nuestra imaginación y la dispara, creando, interpretando e inventando todo lo que no se nos está contando. Es esa única y personal forma de recrear imágenes mentales donde se detienen las reflexiones de Peter Mendelsund, uno de los más reconocidos portadistas y diseñadores de la actualidad, y donde pone de manifiesto nuestra particular forma de leer.

Qué vemos cuando leemos tiene, además, un diseño sencillo e ilustrativo, ameno y directo, ideal para aquellos a los que el género de ensayo se les hace bola. Sin duda es una referencia que todo diseñador -estudiante o profesional- o sencillamiente cualquier buen lector, debería tener en su biblioteca. Lo publica Seix Barral y podéis haceros con él por menos de veinte euros. Merecen la pena.

Podéis leer una crítica mucho más interesante que la nuestra en Culturamas, ver algunos de los trabajos de Peter Mendelsund en su página web, o mejor, escucharle en esta conferencia que dio hace poco en Nueva York... 

 

 

Publicado el 25 Ene 2016
7 claves para presentar un currículum con éxito

7 claves para presentar un currículum con éxito

(sin que te devore king kong)

Cada mes de septiembre nuestro correo se llena de decenas de currículums y solicitudes de trabajo. Y como cada año, nos damos cuenta de que muchos aspirantes cometen los mismos errores, así que nos hemos propuesto hacer una lista de los más habituales, y daros las claves que a nuestro juicio debe tener una buena carta de presentación.  

1. Los correos masivos no funcionan
Hace tiempo que los curriculums dejaron de enviarse por correo postal en detrimento del electrónico. Una de sus ventajas es poder enviar el mismo correo a varios contactos simultáneamente, pero si quieres lograr un trabajo, no envíes tu cv a discreción (ni siquiera con copia oculta), lo único que vas a conseguir comunicar es que no eres detallista ni perfeccionista —cualidades que se supone debe tener todo diseñador—, y lo peor: ni siquiera te has tomado el tiempo necesario para buscar una empresa en la que puedas encajar y aportar, mandando a discreción a las primeras direcciones que te han aparecido en Google. Hacer esto es una chapuza.

2. Habla en el mismo idioma
En nuestra sección de manifiesto decimos Hablamos claro, no podemos ser más previsibles, nos gusta decir las cosas directamente, sin rodeos ni protocolos. Nos llegan muchos correos que empiezan con Estimado Sr./Sra, A quien corresponda:... Cualquiera que haya leído una sola línea texto de este blog, o de esta página, sabrá que ésa no es nuestra forma de hablar. Si fuéramos una gran agencia, y nuestra web hablase de forma protocolaria y seria, podría ser una buena forma de presentarse, pero la mayoría de estudios rechazan ese tipo de fórmulas. En resumen: iguala siempre el tono de tus palabras con las de tu reclutador.

3. Justifica porqué quieres trabajar donde dejas tu cv
Decir solamente “busco trabajo” no habla mucho de ti. Aporta motivos y razones de porqué crees que puedes encajar en el estudio o agencia al que escribes. Compara tu porfolio con el estilo de la agencia, busca puntos en común, o destaca las habilidades que podrías aportar, o que creas que podrían necesitar de ti. Si tienes un punto fuerte, hazlo valer.

4. Habla de ti, y sé humilde
Presentarse es incómodo, así que busca la forma de llamar la atención sin alardes, busca la complicidad y la empatía. Sé elocuente, habla de ti como si te estuvieras presentando ante tus compañeros, de forma llana, sencilla y simpática. Una manera eficaz de hablar sobre ti es utilizar extractos, habilidades y objetivos donde puedes resumir tus intereses y expectativas. Enseña aquello que te diferencia, y haz una propuesta sobre lo que esperas conseguir por ti mismo, y del cargo al que aspiras.

5. Despierta el interés y sé original (o mejor: sé breve)
No hay nada mejor que despertar el interés de forma natural. Un ejemplo: un aspirante llamado Jaime nos escribió para pedir un puesto en nuestro estudio y se presento así: Buenos días Víctor, soy Jaime X y soy diseñador gráfico. Tres cosas sobre mi: adicto al Lego, soy más de té que de café (pero seguro que podemos llevarnos bien), e incomprensiblemente (para los demás) no me gusta el chocolate. Si quieres saber algo más sobre mi te adjunto mi cv y un pequeño porfolio. Es genial. Mejor evitar formalismos, frases hechas, palabras y expresiones manidas, lo único que vas a demostrar es tu falta de creatividad. Si tus habilidades como copy son más bien escasas, hazte un favor: sé breve. 

6. Detalles, detalles y detalles
No hay nada más interesante para un diseñador que alguien que cuida los detalles al máximo, que es responsable de cada decisión que toma, y de cada elemento de comunicación visual. Aquí va una lista de detalles esenciales que pueden marcar diferencias:
• Sé profesional: no uses un correo personal, crea uno nuevo y fácil de recordar, como por ejemplo: nombreapellido@gmail.com. No hay nada peor que recibir un correo electrónico de madridista92@hotmail.com o de lanenazgz@yahoo.es. Esto mismo es aplicable a los nombres de archivo, presentar un cv_ok.pdf no te ayudará a generar confianza.
• CV interactivo (y bien nombrado): entrega tu cv en formato pdf (nunca en Word), asegúrate de que es interactivo y que los enlaces (a tu LinkedIn, Behance, Dribble, Blog, etc) funcionan y son correctos. 
• Cuida el lenguaje: revisa bien los textos, la gramática, la ortografía, y la ortotipografía. No hay nada que quede peor que un diseñador que no revisa sus artes finales, que comete faltas de ortografía, deja dobles espacios o conjuga mal un verbo. Al fin y al cabo, somos comunicadores, y es nuestra responsabilidad cuidar de nuestras herramientas de comunicación.
• Adjunta un porfolio (o un enlace): tu cv no es demasiado importante, al menos no para nosotros. No importa que no tengas un título, que no seas universitario, o que no sepas edición de vídeo. Nos interesa lo que sabes hacer, y cómo lo sabes hacer; adjunta una muestra —mejor corta que demasiado larga— de trabajos, los mejores que tengas, da lo mismo si son reales o no.
• Si mides tus palabras, mide tus imágenes: de un tiempo a esta parte, se han puesto de moda los currículums “creativos”, aportando escalas numéricas, iconos, líneas temporales, y en resumen: infografías. Muchos quizá valoren de forma positiva este modelo de información, pero para nosotros es una manera de complicar y saturar de imágenes algo que debe ser directo. Hacer de tu cv una infografía no te convierte en creativo.
• El primer trabajo de tu porfolio es tu cv: diséñalo, pero no te pases: usa una tipografía clara y legible, jerarquías de texto sencillas, y uno o dos colores, en un estilo que no sea demasiado estridente. No hay nada que hable más de un diseñador que su cv, así que cuídalo tanto como tu porfolio.
• Viaja ligero: si envías un porfolio adjunto, asegúrate de que su peso no supera los ocho o nueve megas. Tu solicitud debe caber en un mail; como comunicadores sabemos que descargar un archivo muy pesado es molesto, y puede ser disuasorio, así que manda lo esencial, y el resto de contenido enlázalo en la red.

7. Ponlo fácil
Haz que el mensaje llegue de forma directa y clara, confía en tu experiencia y porfolio, y muéstralos de la forma más profesional que puedas. 

Si consigues una entrevista, es que has pasado un importante primer filtro. No escondas tus habilidades, enseña todo lo que has aprendido y sabes hacer, empatiza con la persona que te entrevista, y… ¡suerte!

Publicado el 14 Sep 2015
Muerte al brainstorming

Muerte al brainstorming

En Al final de la escapada, el personaje de Jean Seberg afirmaba que nadie podía soñar con otra persona; que era imposible que dos entes compartieran una misma ensoñación o fantasía de la misma manera, y que lo más cerca que podían estar estas dos personas de soñar juntas, era compartiendo cama. Esta paradoja explica muy bien porqué no creemos en el popular brainstorming o tormenta de ideas. Para compartir ideas, creemos en la individualidad y en la inventiva personal; en la sinceridad y en la confianza para que, con sentido del humor, podamos compartir lo que creemos pueda ser una buena idea y los absurdos que pueden ser un buen punto de partida para una idea mejor.

Si trabajamos con un equipo nuevo o con el que no hay demasiada confianza, lo mejor es salir del estudio con papel, boli y la cartera llena; entrar a un bar, y esperar a que la lengua se suelte a cada trago de vino o cerveza. ¿Inmaduro? Puede; pero no falla. Asimov lo sabía bien.

Publicado el 09 Mar 2015
12